martes, 20 de octubre de 2015

¡El peque cumple 2 añitos!


Parece mentira cómo pasa el tiempo cuando te conviertes en padre/madre. Es cierta la frase "the days are long but the years are short" (de Gretchen Rubin), cuya traducción en español sería "los días son largos, pero los años son cortos" (que ya Tigriteando adoptó como lema y quizás por eso te suene tanto); sobre todo al principio, en esos primeros meses de maternidad, en los que vives un poco en una neblina, el cansancio y la falta de sueño hace que todo se haga más cuesta arriba... Pero luego cuando te das cuenta esos días quedaron atrás, y el recién nacido que antes tenías en brazos, que tanto dependía de ti, que tanto tiempo tuyo absorbía, ya no es un recién nacido, ni siquiera un bebé; es un niño que corre, salta, trepa, baila y está lleno de energía, e incluso habla y tiene sus propios gustos y opiniones. Y es que aunque los días se nos hagan largos y no veamos la hora para que estén en la cama dormidos, cuando nos damos cuenta, otro año ha pasado, y cada vez se parecen menos al recién nacido que una vez dormía en nuestro pecho.

Me cuesta creer que ya pasaron 2 años desde que el peque viniera a nuestras vidas, a darle un vuelco y cambiarlas para mejor, para añadir caos, amor, simpleza, alegría, pura felicidad, cansancio, nuevos descubrimientos, y convertir cada momento en una aventura. Dos años ya. Por un lado parece que fue ayer cuando nació, y por otro me parece un recuerdo lejísimo. 

Este segundo año se me ha pasado más rápido que el primero. Tuvo su primera gastroenteritis, le terminaron de salir todos los dientes y sus primeras muelas, aprendió a nadar, dejó de usar pañal, y realmente se lanzó a hablar. Cada vez más podemos ir viendo cuál va siendo su personalidad... Siempre fue muy (demasiado) inquieto y activo, se frustra con facilidad, y muy exigente. Tiene un genio de aúpa, sí, siempre lo tuvo (ya nos advirtieron en neonatología). Pero ahora también se ve que le encanta hacer reír a los demás y le da por hacer el payaso para que nos riamos. Le encanta. También es tímido al principio con desconocidos, pero poco a poco va cogiendo confianza y ya después se suelta completamente. Suele ser más de mamá que de papá, pero sabe que papá es el que inventa los juegos bestias más chulos. Aunque los mimitos de mamá son mejores. Va sintiendo empatía por los demás, así que si ve a alguien enfadado o triste rápidamente le da besos, caricias o se pone a hacer el tonto y se ríe a carcajadas de manera forzada y exagerada para sacarte una sonrisa. Le encanta correr, saltar, bailar, y jugar con la pelota. Le siguen fascinando los animales como siempre. Y su película favorita es cualquiera de Gru Mi Villano Favorito (Despicable Me 1 y 2), porque es un fanático de los Minions.

Y por ese motivo decidimos hacer la fiesta del peque de los minions. Al principio estuve algo insegura, porque también le gustaba mucho la película Enredados (Tangled), pero poco a poco le ganó por goleada la de Gru, y los minions se convirtieron en sus personajes favoritos. Allá donde ve un minion lanza besos (aprovecho para hacer una confesión... y es que siempre odié los minions, pero por un hijo se hace lo que sea, y hasta he aprendido a cogerles cariño). Así que poco a poco fui buscando cosillas para la fiesta... Tenía claro que los colores principales de la fiesta tenían que ser por tanto amarillo y azul. Y también tenía un presupuesto algo limitado y no podía permitirme despilfarrar el dinero en mil cosas. Así que compré algunas cositas de los minions, pero el resto lo compré sin diseño, simplemente basándome en los colores amarillo y azul, y busqué varios imprimibles gratuitos. La comida la hice yo en su mayoría, optando por hacer un guiño a la segunda película de Gru Mi Villano Favorito poniendo algo de comida mejicana.



He aquí lo que compré de los minions:


He aquí lo demás que compré:

  • 1 Pack de globos amarillos (Party Fiesta)
  • 1 Pack de globos azules (Party Fiesta)
  • 1 Pack de globos de colores con el número 2 (Party Fiesta)
  • 3 packs de platos unos azules y otros amarillos (Party Fiesta)
  • 2 packs de vasos amarillos de cartón (Party Fiesta)
  • 2 Packs de cartulina blanca tamaño A4 (para imprimibles) (Carrefour)
  • Goma eva de colores (Carrefour) 
  • Velas con el número 2 (Carrefour)

Extras:

Algunos Happy Meals sueltos cuando daban de promoción los muñecos de los Minions por el estreno de la película. Así conseguí algunas figuras para la decoración de la mesa y aproveché los dibujos que venían en las cajas de cartón que recorté para decorar alrededor de la tarta o incluso para decorar sandwiches.
Ropa del cumpleañero: camiseta y pantalón de los minions de Carrefour.

Manualidades/DIY:

  • Gorrito para el cumpleañero con temática minion en goma eva
  • Presentación de los 12 meses de este segundo año en fotos con la forma de 2
  • 2 minions grandes en goma eva para decorar la pared
  • Gafas de minions pegados a los vasos que encontré para imprimir en internet
  • Toppers para los cupcakes que también encontré para imprimir en internet
  • Banderines de distintos tipos de los minions que descargué de internet
  • También hicimos un vídeo de estos 12 últimos meses, con pequeños clips, mes a mes, que dejamos puesto de fondo en el televisor.

Comida (he de decir que no éramos muchos, por lo que tampoco quería que sobrara demasiada comida):

  • Tarta de dos pisos de chocolate rellena de icing de chocolate, y recubierta de icing de vainilla, adornada con una oblea de los minions (hecha por mí).
  • Sandwiches variados (hechos por mí)
  • Cupcakes red velvet con icing de vainilla (hechos por mí)
  • Pizza mejicana (Lidl)
  • Salsas mejicanas para nachos (Mercadona)
  • 2 bolsas de nachos de dos tipos (Lidl)
  • Aceitunas (Mercadona)
  • 3 bolsas de patatas fritas variadas (Mercadona)
  • Bebidas (Lidl)

No fue una fiesta tan currada como la de su primer cumpleaños, he de reconocer. De hecho, pasé de trabajar con fondant como hice el año pasado, y opté por lo fácil y compré una oblea para decorar la tarta, porque aún tengo muy fresco el recuerdo de estar sufriendo la noche antes de la fiesta con el fondant, al borde del ataque cardíaco y de ansiedad. Pero al peque se le iluminaron los ojos y soltó un "oooooooohhhhhhhhh, ¡wow!" cuando entró en el salón después de su siesta, que me hizo sentirme satisfecha con todo. Y eso era lo que me bastaba. Porque la fiesta era para él, en celebración de sus dos añitos, y tenía que ser él el que la disfrutara a tope.












¡Pues así quedó la fiesta del peque! A nuestro cumpleañero le encantó y lo distrutó mucho, por fin entendiendo algo más de qué iba todo eso, soplando las velitas por sí mismo como un campeón y abriendo los regalos que nuestros amigos y familiares le habían traído (nosotros no le compramos ningún juguete, y como regalo de su cumpleaños decidimos llevarlo a un zoo -bueno, es una reserva- que tenemos no demasiado lejos donde pudo acariciar un cachorro de león y un tigre le mordió en la pierna... ¡toda una experiencia! jaja) y comiéndose un buen trozo de tarta de chocolate (y patatas, y nachos, magdalenas, y sandwiches... no me extrañó que después no quisiera cenar).

¿Qué os ha parecido? ¡Espero que os haya gustado! Ahora toca esperar a ver qué nueva obsesión (qué ya me la veo venir...) mejor describe este nuevo año del peque para organizar la siguiente fiesta de cumpleaños, jejeje.



1 comentario:

  1. te quedó muy bien, si a él le gustó es lo que más cuenta :)

    ResponderEliminar